FANDOM


La voluntad del señor de los piratas

Hace cientos de años, en los mares salpicados de islas, reinaba la codicia, las agallas y la maldad. El Señor Pirata yacía en su lecho de muerte, arreglando el desembolso y los destinatarios de sus riquezas. Su voluntad era simple; que sus riquezas se esparcieran a través de los siete mares para que nadie lo igualase. Este anuncio se extendió como un fuego salvaje a través de multitudes de aventureros ansiosos y sin ley. . . Pero algo salió terriblemente mal; el Señor Pirata, junto con cada alma encargada de dispersarlo desaparecieron misteriosamente. ...

Nota: El Señor Pirata puso sobre el tesoro una maldición que convertiría a su tripulación en esqueletos si lo tocaban. Se rumorea que el lugar de descanso final del Señor Pirata estaba en la Isla del Tesoro, mientras que algunos dicen que desapareció en su barco.

La búsqueda comienza

Muchos aventureros se reunieron inmediatamente en enormes barcos.  Y navegaron hacia el lejano horizonte. La cacería estaba había comenzado, ¡Cada uno sabía a lo que iba! Las alianzas entre los Piratas iban y venían como tifones despiadados. . . Los corsarios navegaban en un barco patrocinado por el propio rey, bebiendo y comiendo en vajillas de plata, mostrando sus insignias y certificados. En otro barco, los belicosos “Sea Marauders” tramaban astutamente sus movimientos, jurando no ser superados en esta travesía. . . También se dirigía hacia la caza del tesoro un barco fantasma, resucitado que se rumoreaba que pertenecía a la misteriosa e inquietante tripulación “Skeleton”. Al pensar en este misterioso grupo, muchos marineros se asustaban o cuestionaban su veracidad y había quienes los tildaron de simples  historias para desanimarlos a  buscar el tesoro. Los sueños de felicidad alimentaron todas las naves. Después de allanar la tumba del Señor Pirata en la “Batalla por la Isla del Tesoro”, sólo se encontraron dos misteriosos catalejos -Marauders y Privateers, cada uno reclamó uno, de pronto, la búsqueda por el tesoro tomó un giro inesperado y así, comenzó una larga y emocionante aventura.

Nota: En algún momento durante este capítulo, los “Sea Marauders” usaron la Bóveda de la Transformación para levantar la maldición de un Skeleton.

Asumieron que el Fuerte del Contrabandista era la ubicación del tesoro (en realidad, no lo era), se dirigieron hacia Skull Haven,lugar donde se localiza el Fuerte antes mencionado solo para ser atacados por el Fantasma. Además, el tesoro de la Isla del Tesoro era sólo el tesoro especial del Señor Pirata, no el tesoro del Señor Pirata que todos buscaban.

Una carta del Señor de los Piratas

Junto con los dos catalejos (Encontrados en la Isla del Tesoro) , había un papiro medio quemado, con gusanos que se arrastraban y palabras garabateadas con sangre que decían lo siguiente:

“Yo, el Señor de los Piratas, para aquel que sostenga este pedazo de pergamino:  ¡Saludos! Estoy muerto, pero mi espíritu estará siempre con ustedes, tendré mis ojos fijos en aquel que busque sacar provecho de mi fortuna. ¡Estén prevenidos!; encontrarla no será fácil. Mis marineros fantasmales, montados en el escurridizo Fantasma, poseen una Carta de Márquez muy reveladora y obstaculizarán su búsqueda.

Atención: Aquellos con determinación de acero y ojos para ver más allá de sus cabezas recuperarán las pistas que guían hacia la felicidad eterna. . . Atentamente, su amigo, el Señor de los Piratas.

¡Imaginen el alboroto!: ¡sables y dagas, mosquetes y pistolas, cañones cargados y gritos incluso en la madrugada!

Carrera hacia el Faro

Ni los Marauders ni los Privateers pudieron contener su emoción.

A la mañana siguiente, el barco de los Skeleton fue atacado por los Privateers. Muchos Privateers fueron asesinados en un feroz combate cuerpo a cuerpo, pero al final, los corsarios del Rey prevalecieron, arrebatando la Carta de Marquez a sus poseedores, sin embargo, la moneda de cambio fue su capitán, el Almirante Barba Azul, a quien, en un combate mano a mano contra Dread Eye (Capitán de los Skeletons), cayó en el depósito para alimentar la energía del casco del barco. ( Shhh. . . Pero no te preocupes, será resucitado como Ghoulugger)

 Sobre lo que está escrito en la Carta del Márquez

La Carta del Márquez sirvió en realidad como un mapa, un documento lleno de pistas e indicios para llegar hasta las riquezas del Señor de los Piratas.

En ella detalla el curso más rápido hacia lo que parece un anillo de islas con forma de cráneo, en el que se esperaba encontrar más pruebas. Se dice que estas islas brillan bajo el sol caliente y distante, sobresaliendo como el platino y el oro. La carta también describe cómo usar los catalejos:

“Los catalejos únicamente podrán ser empleados en un lugar particular, el día exacto y a la misma hora, sólo entonces se revelará la ubicación de un Faro abandonado”.

El hecho de que los Privateers se hubiesen apropiado de este documento de vital importancia enfureció tanto a la tripulación del barco fantasma, que se vieron en la necesidad de idear estrategias. Con la esperanza de interceptar y evitar que los Privateers o los Marauders obtuviesen el tesoro, para ello,se forjó una  alianza un tanto dudosa entre la Skeletons y los Lost Souls,criaturas fantasmales quienes  emergieron de las mazmorras del Fantasma. Juntos, idearon un plan para seguir a los corsarios hasta el Faro.

Nota: Los “Lost Souls” son todos aquellos marineros que han caído al depósito para cargar la energía del Fantasma y de una forma relativa, han sobrevivido.

El nacimiento de los Bucaneros

En el "Stormstalker" del Capitán Cutlass, la situación paso de una tranquilidad muy tensa  a una pelea interna. El capitán estaba furioso, frustrado  de que no se hubiese encontrado el tesoro del Señor de los  Piratas, que la tripulación del Fantasma todavía  estuviese aterrorizando el mar, y que el catalejo no tuviera utilidad alguna, pues sin  la Carta del Marquez, no había mucho que hacer. Compartiendo dicha frustración, un audaz tripulante llamado Scathe se amotinó, formando un grupo rebelde llamado los “Bucaneros”. Desgraciadamente, los recién fundados Bucaneros fueron derrotados y exiliados. Se reagruparon para explorar territorios hostiles no descubiertos en el Lejano Oriente. Allí, amasaron suficientes recursos l para convertir un viejo barco de los Marauders en una rápida y agresiva goleta llamado el “Depredador”. Los Bucaneros juraron entonces acabar con los Sea Marauders, ejecutar una venganza despiadada contra ellos y reclamar el honor de ser unos intrépidos Piratas.

En su camino de regreso al centro de la acción, los Bucaneros se enteraron de que estaban cerca de Skull Haven, una zona mística de islas con forma de calavera. En Skull Haven, se cruzaron con los Privateers. Después de un breve enfrentamiento, se acordó que procedieran como una sola tripulación, los imperiales necesitaban un barco rápido y los bucaneros se hallaban en la necesidad de deshacerse de  los Marauders y de paso, descubrir lo que Privateers estaban realmente tramando.

La historia de un náufrago

Hace años, un tripulante anciano, miembro de los Marauders, enfermo y cansado de las constantes disputas internas, se arrojó al océano. Después de sobrevivir como un náufrago en una isla remota y sobrevivir a los frecuentes acechos de una horrible criatura parecida a un cangrejo. Tiempo después los Lost Souls y los Skeleton encontraron al náufrago a la deriva en el océano y lo rescataron.

A cambio de salvar su vida, el viejo se unió a esta alianza llena de fantasmas y esqueletos. Una noche, en un momentáneo lapso de locura, el anciano confeso lo siguiente:

“La Carta del Márquez fue entregada al mismísimo Señor de los Piratas. La carta estipulaba que su tripulación recogiera los objetos de valor y eliminara a todas las personas que se encontrase durante esa misión. Trágicamente, un tiburón gigante hundió su barco. La única cosa que sobrevivió fue esa carta, escondida en una botella flotante. Cuando los secretos de dicha carta sean descubiertos, se descubrirán las instrucciones encriptadas de dónde encontrar la gran fortuna...”

La tripulación de Lost Souls y Skeletons se burló de esta absurda afirmación, asegurando al viejo que ya habían tenido la Carta de Marquez algún tiempo atrás , que en efecto, habían descubierto sus secretos, y que, por si no fuera poco,  eran la tripulación a la que el Señor Pirata había confiado la protección del tesoro.  El anciano abrió los ojos, ahora lo sabía con certeza; él era heredero directo del Señor Pirata y el honor de su familia estaba amenazado por esta insensata búsqueda por los tesoros que, por sangre, le pertenecían. Sin embargo, el relato de este anciano renovó el vigor de la tripulación del Fantasma para destruir a toda costa a los Marauders y Corsarios. Sin sospechar, que un día, el viejo sería útil.

¡Batalla desatada!

A través de la proa de cada barco, el peligro acechaba; la ley y el orden eran nulas en el mar, y la supervivencia era un lujo que pocos disfrutaban. Después de muchas tormentas, una incesante odisea y las expectativas a tope, para su disgusto y furia incontrolable, todas las tripulaciones llegaron al Faro en el mismo momento.

El Stormstalker contra el Fantasma

Apenas llegado al Faro, el Capitán Cutlass tomó la decisión de eliminar a la Tripulación de esqueletos de una vez por todas. Cutlass ordenó abordar al Fantasma, y fue justo cuando se encaró  contra Rey Midas, quien había asesinado a su antiguo primer oficial Blackteeth McBaine. Midas luchó contra Cutlass, pero no fue rival para el capitán Marauder, quien le sometió con mucha facilidad. Dread Eye se adelantó y reemplazó a Midas, y los dos capitanes finalmente se enfrentaron. Mientras luchaban, el actual primer oficial de los Marauders, Nicholas Nautilis, sabía que no debía desperdiciar el fuego de cañón en el Fantasma, ya que sabía que no harían daño al barco. Entonces Nautilis y los Marauders trataron de mantener a raya a la Tripulación fantasma,  mientras que los Marauders ,Keelhaul Jettyport y Marcus Mutiny, lucharon en el faro contra Destreader y Vestige, dos de los Lost Souls.

La traición de los Lost Souls y la retirada de los Marauders

Dread Eye logró derrotar a Cutlass, pero  se sorprendió a cuando vio a Howlinger, un Lost Soul, lanzar a Barnaclops, un Skeleton, por encima de una barandilla. En ese momento, supo que las Lost Souls lo habían traicionado, y estaba furioso. Dread Eye luchó contra Howlinger, dándole oportunidad a Cutlass de escapar de vuelta al Storm Stalker. Ghoulugger y Howlinger hacían frente a toda la tripulación del Fantasma por sí mismos, mientras que los otros dos Lost Souls estaban en el Faro. Un esqueleto había seguido a Cutlass hasta el Stormstalker: el Rey Midas. Los dos pelearon, y Midas finalmente hirió a Cutlass cortándole el brazo. Shifty Merchant llevó a Cutlass a la cabina del capitán, y Nautilis, ahora a cargo, pateó a Midas sobre la barandilla y fuera del borde del barco. Nautilis, viendo que sólo quedaban unos pocos Marauders ilesos, ordenó a regañadientes que se retirasen. Cutlass lo reprendería más tarde por esa decisión, pero finalmente le perdonaría.

Despertando al Leviatán

Mientras luchaba contra los corsarios a bordo del Avenger, Scathe noqueó a Parel y ordenó que todo el fuego se centrara en el Fantasma. Blackeye gritó en contra de la orden, pero llegó demasiado tarde. El fuego de los cañones arrasó con el Fantasma, y el ruido resonó en el mar. En el muelle del faro, Spar Foreman luchó contra Keelhaul Jettyport y Gaptooth Gorvinsky, mientras que Marcus Mutiny se enfrentó desesperadamente a Destreader, y Finn Hookswell luchó contra Vestige. Foreman derribó a Gorvinsky, a punto de acabar con él, cuando un gigantesco leviatán salió del agua y lo devoró entero. Todos los que estaban en el muelle subieron rápidamente por las escaleras y se escondieron mientras el leviatán agarraba el muelle de Keelhaul por el pie. Jettyport le disparó en la frente, pero sólo lo enfureció y se lo comió. Retirada de los esqueletosEdit Ghoulugger y Howlinger se dirigieron al faro para ayudar a las otras dos Almas Perdidas, pero cuando Ojo de Terror vio al leviatán, ordenó una retirada inmediata

Los ensordecedores disparos de cañón sacudieron el cielo silencioso. Se podía oír a los marineros gritando en el océano. Los hombres y mujeres que combatían maldecían unos a otros en esta terrible confusión. En ese momento cada miembro de los Lost Souls traicionaron a los Skeletons sepultando dicha alianza. La batalla despertó a un gran leviatán que dormía debajo de las rocas en el fondo del océano … una serpiente marina tan horrible, tan ansiosa por defender su guarida, que muchos marineros encontraron su fin a manos del monstruo. Sin embargo, en medio de todo el terror, los militaristas Privateers capturaron esta posición estratégica (El faro). Su entonces, nuevo capitán (Carl Carlbancles) llegó a la cima del Faro e ilumino el océano con una cegadora luz. La ardiente luz blanca atravesó  a los Lost Souls, destruyéndolos  y envió a la serpiente de vuelta a las profundidades.

La fortuna perdida

Los Privateers habían establecido su nueva base, los Marauders y Buccaners fueron replegados , pero la tripulación del Fantasma misteriosamente se dirigía hacia algo que brillaba en el horizonte, ya que cuando el faro ilumino el horizonte, se reveló una isla volcánica. El viejo Marauder que se había quedado con la tripulación Skeleton gimió de miedo. Sus ojos se abrió de asombro al darse cuenta de que se dirigía a la misma isla de la cual, lo habían rescatado.

Después de la Fortuna Perdida

No se dice completamente lo que pasó en la Fortuna Perdida, sin embargo, existe poca información en los sets, que explica el comienzo de la batalla en la Fortuna Perdida.

Los Maurauders enviaron cuatro tripulantes a buscar el tesoro.

Los Privateers envían tres hombres que planeaban traicionarlos.

Los Bucaneros envían cinco hombres.

Los Skeleton son traicionada por el Capitán Brine.

Se descubren tres náufragos, uno de ellos es rescatado por los Marauders.

Un cangrejo, un ser similar a Razorscale es  descubierto en esa isla.

Los Bucaneros actualmente tienen el tesoro en su fuerte en la Isla del Tesoro.

Community content is available under CC-BY-SA unless otherwise noted.